Imagen
Guatemala, Palacio de Doña Beatriz de la Cueva en la ciudad de Antigua
Enlaces

Productos nuevo
 
Guatemala, Palacio de Doña Beatriz de la Cueva en la ciudad de Antigua
   
   
imagen
Ciudad Vieja
Importante población histórica ubicada en el Valle de Almolonga, a decir de algunos historiadores, segunda sede de la capital del Reino de Guatemala, por un período aproximado de 14 años (1527 a 1541). Destruida casi en su totalidad por las inundaciones y deslaves provenientes del volcán de Agua. Actualmente pueden visitarse su iglesia colonial de fachada al estilo barroco y los vestigios de lo que se cree fue el Palacio de doña Beatriz de la Cueva (La Sin Ventura). Dicha población dista de Antigua aproximadamente 4 kms.
Pedro de Alvarado dedicó desde entonces su vida a la conquista, delegando en su hermano Jorge la responsabilidad administrativa de la ciudad.
Es también la historia de Don Pedro de Alvarado, a quienes los mayas llamaron Tonatiuh el dios de la cabellera llameante, porque era pelirrojo.
El conquistador quedó grabado en la historia para siempre, como un ser codicioso y violento. Toda la América hispana lo tiene como el prototipo de invasor sin hiel, arrogante y sin escrúpulos. Tuvo sus romances con las mayas de alto linaje a quienes mandó a casar con sus soldados para obedecer al emperador empeñado en regularizar sus vidas desordenadas.
imagen
La primera gobernadora, Doña Beatriz de la Cueva,
“La SinVentura”
Alvarado se había casado en primeras nupcias con Francisca de la Cueva, sobrina del influyente duque de Alburquerque, pero ésta murió nada más desembarcar en Veracruz y, gracias a una dispensa papal, pudo casarse con su hermana Beatriz. No sin razón, ésta ha pasado a la historia como la “sinventura”. Su matrimonio apenas duró un año.

Alvarado tuvo que apearse y peleó de a pie, con espada y rodela. En la rodada, se le fue encima el caballo y le aplastó el pecho. Pidió confesor y a poco que lo llevaron al campamento se abrazó al crucifijo y exclamó: “Me duele el alma”.
La mala noticia viajó rápido las 350 leguas y llegó a Guatemala. Doña Beatriz mandó pintar todo de negro: el palacio, los paños de las iglesias, las caballerizas, hasta los excusados. Que en el luto son tan bravas las españolas, como los hombres en la guerra.
Y todo era un llorar y gemir, daba grandes voces, y no comía ni bebía, sólo lágrimas. No podía hacerme mi Dios más mal que el “haberme” quitado al Adelantado, mi señor. Quedó su dicho.
El cabildo, los alcaldes y los regidores la nombraron gobernadora en nombre de Su Majestad. Ella aceptó obediente lo que se le mandaba, juró sobre la cruz y firmó el libro del Cabildo: “Doña Beatriz, la Sin Ventura”, con gran rubrica negra.
Entonces comenzó a llover; grandes tormentas se abatieron sobre el sonriente valle. El volcán de Fuego comenzó a vomitar y sobre el volcán de Agua cayeron rayos. Bajo la tierra parecía que rodaran mil carrozas. Los volcanes saltaban como si se quisieran arrancar de la tierra. La lava y el agua hirviente arrasaron la blanca ciudad del Adelantado, la correntada llevaba grandes piedras flotando como corchos junto con las casas, los animales, los muebles, la gente.
Doña Beatriz, con sus damas, no quiso huir. Envolvió a su pequeña hija en una manta y se refugió en el oratorio. El agua las arrasó abrazadas al crucifijo.
Al amanecer el volcán de Agua estaba descabezado y había muerto con su pueblo, la primera gobernadora de América.
Imagen
Localización
El municipio de Ciudad Vieja esta situado a 1,550 metros de altitud y por encontrarse en las faldas del Volcán de Agua presenta un relieve con acusadas pendientes. Su extensión es de 51Km² y la latitud es de 14° 31’ 24”, y su longitud es de 90°46’.

La distancia a la Cabecera Departamental y otros Municipios es la siguiente: la distancia a la cabecera departamental, Antigua Guatemala, es de 5 Kilómetros, a San Pedro las Huertas 2 Kilómetros, a Santa María de Jesús 4 Kilómetros, a San Miguel Dueñas 4 Kilómetros, a San Juan Alotenango 7 Kilómetros y a san Antonio Aguas Calientes 3 Kilómetros, a la Ciudad Capital 48 kilómetros, unida a ella por excelente carretera asfaltada.
El viajero pronto reparará en una lápida de piedra situada en la nave central. La inscripción da cuenta de que en este lugar “se dio sepultura a ilustres personajes de la conquista y fundación de Guatemala”, entre los que se cuentan, además de Alvarado y su esposa, Beatriz de las Cuevas, el historiador Bernal Díaz del Castillo. Este último, uno de los 400 hombres que acompañaron a Cortés en la conquista de México, fue el principal cronista de esa extraordinaria aventura, que plasmó en su célebre “Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”
imagen